De Bondi a Coogee

Si hay algo que los australianos adoran es la playa. Y si uno quiere sentirse como un local en Sídney no puede evitar ir a Bondi Beach, casi un lugar de culto. Se trata de una de las playas más famosas y reconocidas del país en todo el mundo. Probablemente sea la playa de Australia que más haya aparecido en postales, programas de televisión y películas.

Bondi Beach

Aquí todo es diversión, música, cuerpos dorados y buena vibra. Es como un resumen del estilo de vida australiano, el “Aussie Style”. La gente es muy relajada y amable y está siempre de buen ánimo.

Cada año, decenas de miles de personas, desde viajeros mochileros a millonarios, caminan, hacen footing o simplemente disfrutan del sol en las arenas doradas de esta amplia playa de ciudad de un kilómetro de largo.

Al estar a solo 10 kilómetros del centro de la ciudad, Bondi Beach es una de las playas más concurridas de Sydney. Durante todo el año, en este lugar se realiza una gran variedad de eventos, desde representaciones artísticas de la comunidad y de la ciudad, hasta maratones de surf y carreras.

Alguno de esos eventos son, por ejemplo, la carrera “City to Surf” y el festival de barriletes “Festival of the Winds”. Pero el tema no está simplemente limitado al verano: increíblemente, en invierno, en Bondi Beach se construye una pista de patinaje sobre hielo, como parte del festival Bondi Winter Magic Festival.

Los eventos por lo general se llevan a cabo en el Bondi Pavilion Community Centre, un centro declarado patrimonio mundial, que cuenta con un teatro, una galería de exposiciones y un anfiteatro al aire libre. También se puede visitar el Centro de Investigación Marina que se encuentra dentro y conocer sobre las increíbles criaturas marinas de Australia. Pero lo mejor de todo esto es que se puede hacer en traje de baño, una remera y un par de ojotas… Típico Aussie.

Bondi Beach también es sede del salvamento acuático de Australia. El Club de guardavidas de Bondi, creado en 1906, es el club más antiguo de Australia. En verano, la playa está controlada por socorristas voluntarios para asegurar que los nadadores se mantengan dentro del área indicada por las banderas icónicas de seguridad rojas y amarillas de la playa. Los domingos a la mañana durante el verano, se puede observar cómo los “cadetes”, los futuros socorristas de Australia, aprenden los puntos básicos desde muy temprana edad. Sus tranquilas y protegidas aguas son también el lugar perfecto para aprender a practicar surf. Hayuna gran variedad de escuelas de surf locales en donde puede aprender este deporte divertido e ideal no solo para Bondi sino en general para las increíbles costas australianas.

La calle principal a lo largo de la playa es Campbell Parade. Allí se encuentran diversas y elegantes tiendas de moda y de surf, cafés y bares al aire libre. Es un lugar de encuentro muy popular de la “comunidad de los cafés” de Sídney.

Las calles principales que conducen a la playa son Hall Street, Roscoe Street, Curlewis Street y Beach Road. En Hall Street hay excelentes marcas de diseñadores y de moda, mientras que en Curlewis Street hay diversas galerías de arte. Todos los domingos, en las instalaciones de la escuela pública local, abren los mercados de la playa de Bondi Beach, un mercado de pulgas en donde puede conseguir algunas gangas, que incluyen joyería de fabricación local, artesanías y ropa estilo vintage.

Pero la playa no se queda atrás en materia gastronómica. En general Australia se ha refinado mucho en materia gourmet a punto tal que se pueden encontrar lugares exquisitos para comer.

El Sendero de Bondi a Coogee

Para descubrir playas aún más increíbles en las cercanías, puede ir en dirección de Tamarama, Bronte y Coogee, siguiendo el escénico sendero costero. Desde los acantilados del sendero de seis kilómetros de Bondi a Coogee, se podrá ver Bondi Beach en toda su extensión. Cada primavera, la sección del sendero que va desde la playa de Bondi a la playa de Tamarama se ve transformada por la exposición “Sculptures by the Sea”, en la que se exhiben obras de artistas locales.

Con el apodo de “Glamarama” por su gente linda y glamorosa, Tamarama tiene unas olas fantásticas para practicar surf, un extenso semicírculo de arena para jugar al vóley de playa y una zona de césped para disfrutar de asados y picnics. Desde este lugar, el sendero costero vuelve a subir, ofreciendo unas vistas del mar más fantásticas aún, antes de descender a Bronté. Se puede nadar a gusto allí o en Bronté Baths, donde la señalización de las zonas aptas para nadar se balancea al ritmo de las olas del océano. Los surfistas pueden probar las olas de la derecha en el extremo sur o los rompientes de playa en el norte. El parque, flanqueado por árboles añosos, es conocido por los enormes picnics organizados por familias y por los partidos de fútbol descontrolados.

Se puede regresar a Bondi a pie, o subirse a un micro con destino a la ciudad, o continuar por el sendero costero. Desde Bronté, esta ruta se extiende al sur hacia el paraíso para los amantes del snorkel de Clovelly y Gordons Bay: la playa de Coogee, repleta de familias y mochileros, y Maroubra con sus olas enormes.

Coogee Beach

Con una arena brillante, un paseo costero espléndido y una reserva marina protegida excelente para practicar surf, snorkel y buceo, Coogee resume el estilo de vida playero clásico de Australia. Coogee Beach tiene un amplio tramo de arena dorada, baños de mar soñados y abundantes parques verdes en donde se pueden hacer parrilladas y picnics, y se encuentra a solo 20 minutos del ajetreado centro de Sídney.

Es una playa ideal para disfrutar en familia. Se puede nadar sin peligro y hay guardavidas que vigilan durante todo el año. Coogee es también uno de los barrios residenciales periféricos más antiguos de Sídney, con numerosos edificios históricos. En las cumbres de los acantilados circundantes se pueden hacer espectaculares excursiones y disfrutar de una de las vistas más panorámicas de Sídney.

Leave a Reply

Your email address will not be published.